...Y MUCHOS PERSONAJES MAS DE LA HISTORIETA ARGENTINA


BULL ROCKET
BULL ROCKET, de Héctor Germán Oesterheld y Paul Campani
Creado, a fines de 1952 para la revista Misterix, "Bull Rocket" era, principalmente, un piloto de pruebas, pero también era un científico e investigador. Con su equipo, compuesto por "Bob Gordon" (un periodista que era una suerte de "Doctor Watson" pero joven e inteligente) y "Pic" (un mágico y muy delgado mecánico), enfrentaban científicos locos, espionaje industrial y sabotajes. Todos vivían en "Quiet Creek", una hermosa casa de estilo futurista con grandes ventanales de cristal. Se movían por todo el mundo en el "Tábano" un avion "atómico". Posteriormente, con éstos personajes, Oesterheld escribiría una serie de novelas.
SUBIR
EL MAGO FAFÁ, de Alberto Bróccoli
Es un antihéroe perdedor y desafortunado, celoso del Mago Mandrake, que parodia a otros héroes de la historieta. Generalmente las cosas no le salen bien, y está en la búsqueda de algún voluntario para “la prueba del serrucho”. Produce sus efectos mágicos exclamando "¡Jitanjáfora!", aunque casi todo lo convierte en un zapallo. Personajes secundarios de la tira son su asistente Catuto (que sólo dice “dunga dunga”), Felipe (el genio de la lámpara), Rodolfo (el conejo de la galera) y Florentina (la paloma de la paz desempleada de la ONU). La tira tuvo, posteriormente, una versión en dibujo animado y su propia revista para chicos.
MAGO FAFÁ
SUBIR
EL CIMARRON
CIMARRON, de Ricardo Barreiro y Alberto Dose
Es un héroe mestizo que lleva a la rebelión de los negros esclavos contra los blancos en una plantación de caña en las cercanías de la Ciudad del Cabo. Cifra sus esperanzas de libertad aprovechando la magia negra desconocida y la superstición innata para promover una rebelión que le permita vengarse de sus captores y escapar a su destino de inhumana servidumbre. Finalmente todo sale mal y los negros son eliminados, solo "El Cimarrón" se salva, y al final de su vida solitaria en alguna isla del Caribe escribe sus memorias, añorando el amor de una compañera.
SUBIR
SICK BIRD, de Carlos Trillo y Juan Bobillo
Una fortuna por heredar y un hermano no muy dispuesto a compartir hicieron que Jobeth terminara en un manicomio con un adicción galopante a unas pastillitas de colores. Pero escapó, y en un bar de Manhatan se encontró con un anciano maorí que le dio techo y le tatuó todo el cuerpo a la tradicional usanza de su pueblo (moko). Rapada y tatuada, Jobeth se convirtió en Bird, y Bird se convirtió en una supermodelo. Ahora, su cara está en cada esquina de la ciudad, la misma ciudad donde la buscan los matones de su hermano.
SICK BIRD
SUBIR
ROBERTO BLANCO
EL NEGRO BLANCO, de Carlos Trillo y Ernesto García Seijas
Roberto Blanco, alias "El Negro", es un periodista porteño, un poco chanta, del diario Clarín. Mujeriego empedernido, es también muy simpático y entrador como ninguno. La mayor parte de las historias giran en torno a alguna investigación, generalmente de tipo insólito, que su jefe (Aníbal) pide que realice. El otro elemento importante de las historias son las complejas relaciones románticas entre los personajes, que involucran numerosos enredos entre los mismos. Entre la amplia galería de personajes que lo acompañan, se destacan su padre (antropólogo), Marcucci (su amigo, irresistible para las mujeres), Miguel (compañero de vivienda), Chispa (su gran amor), Ágata (una “bruja”), Susana (una periodista), Melisa Caramelo (psicóloga), y, sobre todo, Flopi Bach, una aprendiz de periodista con todo lo necesario para convertirse en una estrella.
SUBIR
CICUTA, de Lino Palacio (luego continuado por "Faruk")
Creado por Lino Palacio y continuado por su hijo "Faruk" (Jorge Palacio), Cicuta, "el eterno malintencionado", es uno de esos personajes unidimensionales, con una característica única, en este caso, una extrema maldad, siempre dispuesto a causar un daño a los demás. Su perfil es el de un hombre hipócrita y resentido, que es muy gentil en el trato pero, por atrás, es venenoso como nadie. El mal es su esencia, y hacerlo es la idea fija que Cicuta pone en práctica en todas las situaciones y bajo todas las formas. Su principal entretenimiento es hacer maldades a diestra y siniestra, como por ejemplo electrificar el timbre de la casa, pincharles los globos a los niños, provocar roturas (en forma indirecta) de las cosas, etc.
CICUTA
SUBIR
NELLY
LA NELLY, de Sergio Langer y Rubén Mira
Creada en 2002, apareció desde el 2003 en el diario Clarín. Es una jubilada argentina, de edad inconfesable, que está siempre en las calles del barrio, embarcada en las más delirantes aventuras. Aunque es chismosa, irreverente y ventajera, no se puede decir que sea ni buena ni mala. Se mete en política, farándula y economía de mercado, e incursiona incluso en las fantasías eróticas. Según la definen los autores, “Nelly es una tipa sola de barrio, un típico exponente de la clase media, un cóctel con todos los rasgos de esa clase, pero exacerbados”. Además de los seres "reales" con los que interactúa, otros personajes de la tira son Selva (la contracara de Nelly), Klaus (el bonista extranjero), Catalina (la vendedora ambulante boliviana), los "Pibes Chorros" (los típicos "pícaros" del barrio), "Neo" ("el chorizo del Ser Nacional"), etc.
SUBIR

LINDOR COVAS, "El Cimarrón", de Walter Ciocca
La historieta, con un planteo y un lenguaje cinematográfico, transcurre generalmente en "Las Pampas". Aunque al principio Lindor Covas aparece ubicado en el Buenos Aires de 1840, como un joven porteño de clase media, se involucra en la política de la época, y sus andanzas lo llevan a recorrer desde la línea de los fortines hasta los precarios pueblos fronterizos. Finalmente se aquerencia en la llanura olvidando casi por completo su vida en la ciudad y se torna errante como auténtico gaucho cimarrón, invariablemente servicial, enemigo de cualquier injusticia, altivo, poco amigo de reírse y corajudo para el bien del prójimo. Aunque padece las tribulaciones típicas del gaucho, en medio de esa vida violenta persiste su espíritu lleno de hidalguía, que reúne a la bondad y el desinterés una feroz capacidad para luchar y sobrellevar su destino.

LINDOR COVAS
SUBIR
FALLUTELLI, de José Antonio Guillermo Divito
La tira es un retrato, a la antigua, del porteño de dos caras. El personaje es un oficinista trepador, chismoso, coimero, oportunista, desleal, hipócrita, chanta, y odiado por todos. Generalmente bien vestido (con traje, zapatos, corbata y sombrero), y con una amplia sonrisa, se mueve en un ambiente de intrigas, a la espera de que aparezca la credulidad boba de los demás. Malvado hasta límites inimaginables, es traidor de sus compañeros y alcahuete del jefe. En resumen, es un tipo codicioso, malvado, falso e intrigante, con la sonrisa en la cara, pero con el "puñal" siempre listo en la espalda. Esas características de la personalidad de Fallutelli lo convierten en uno de los "canallas" más famosos del mundo de la historiera. Tuvo su edición en una revista de 1995.
SUBIR

FULÚ, de Carlos Trillo y Eduardo Risso
Es la historia de una adolescente negra, Fulú, capturada en África y traída al Brasil colonial de fines del siglo XXII. Sus amos intentan someterla a sus designios, pero ella tiene “un puñal grabado en la frente y unos ojos que ven más allá”. En los sueños de la heroína se aparece Nder Sabá, para decirle que la clave está en el mar, y que hay un lugar donde hallará la felicidad. Huye y es secuestrada por negreros esclavistas en su tierra africana, donde sufre las peores humillaciones y castigos, pero logra escapar a la selva brasileña para lograr que el hijo que lleva en el vientre nazca en libertad. Fue publicada en la revista Puertitas.

FULÚ
SUBIR
CLICK PARA AGRANDAR
ROLO, EL MARCIANO ADOPTIVO, de Héctor Oesterheld (luego Jorge Mora) y Francisco Solano López
Rolo Montes es un maestro de escuela primaria que vive solo en una pensión. A su vez, es presidente de un club barrial ("El Meteoro"). No es un buscador de aventuras, se trata de un hombre común, más inteligente que fuerte, pero que, por un hecho extraordinario, se convierte en héroe, luego de que se produce una invasión extraterrestre. Rolo, junto a su barra de amigos, varios de los cuales son también miembros del club, debe enfrentar la invasión de “Los Pargas", una raza que, habiendo conquistado Marte, amenaza ahora hacer lo mismo con la Tierra. Así, en ésta serie ambientada en los años ’50 en un barrio de Buenos Aires, Rolo encabeza la rebelión, secundado por, entre otros, el tesorero del club “Crema” Pérez, el tornero “Fierro” Lara, el tipógrafo “Fideo” Ribas, el peón de frigorífico “Mediavaca” Arrastía, y varios amigos más.
SUBIR
EL SUEÑERO, de Enrique Breccia
En un lugar y tiempo imaginarios, tal vez un futuro incierto, unos pueblos guerreros luchan desde hace siglos. Un día terminan las guerras y comienza, para ellos, el ocio y el aburrimiento. Una idea para buscar remedio es recrear el antiguo “circo romano”. Se necesitan gladiadores. Hay que buscarlos cruzando el ancho mar, y en distintos lugares y épocas. El encargado de traerlos es una especie de mercenario, El Ñato (conocido también como “El Sueñero”). La particularidad es que la gente que recluta son personajes particulares como Mr. Hyde, Jack el destripador, El Minotauro, el Lobizón, etc. Inicialmente publicada en Europa, esta saga mitológica fue variando en su desarrollo argumental desde sus primeros episodios, de carácter fantástico, hasta desembocar en una fuerte alegoría de la política en la Argentina.
EL SUEÑERO
SUBIR
CAPICÚA

CAPICÚA, de Adolfo Mazzone
Creado en 1939, el personaje es un dientudo devorador de queso que vive con su tío Olegario y el profesor Bambufoca (que en realidad es un trasnochado y fracasado inventor). En general, Capicúa es tratado como un idiota por los personajes mencionados, los cuales están siempre con problemas económicos y viven pergeñando planes supuestamente ingeniosos para lograr algo. Para ello tratan de utilizar en beneficio propio la prodigiosa suerte de Capicúa, pero este don (misteriosamente) sólo puede ser aprovechado por él. Tío y profesor terminan siempre peor que antes, mientras el despreocupado sobrino, bastante distraído y con un tonto buen humor, es cubierto de billetes, joyas o toneladas de queso gruyere, su preferido. Otro personaje de la tira es la dueña de la pensión, “Doña Amparo”. Capicúa llegó a tener su propia revista.

SUBIR

EL DOCTOR PICCAFECES, de Alfredo Grondona White
Es un abogado argentino cuyo lema es "yo no sirvo a la justicia; la justicia me sirve a mí". Letrado siempre dispuesto, leguleyo inquieto, picapleitos feroz, está siempre preocupado por hacer dinero de cualquier manera. Sin métodos ortodoxos, y acompañado por dos secretarias non sanctas (Molita y Aladelta), este abogado hace negocios berretísimos y rentables, en maniobras generalmente cortas y exitosas. Al final de cada tira no se arrepiente de nada, y, con una bolsa llena de dinero, les dice a las dos mujeres: “chicas, armemos las valijas”, y se va con ellas a disfrutar las ganancias. Fue publicado originalmente en la revista "Humor" desde fines de 1980.

SUBIR
SUAREZ

EL INDIO SUÁREZ, de Héctor Oesterheld y Carlos Freixas
Ambientada en el mundo del boxeo, la historia transcurre sin ningún tipo de sorpresa hasta que Suárez sufre una lesión en una mano que lo aleja de su pasión para siempre. A partir de ese momento, se dedica a entrenar jóvenes boxeadores. A pesar de tener suculentas ofertas monetarias, Suárez siempre las rechaza porque prefiere dirigir humildes equipos de pueblo. Pero con el devenir del relato, contado en primera persona, el "indio" Suárez se va alejando cada vez más de su deporte preferido para involucrase en otras actividades y aventuras que, inclusive, lo llevan a estar en los Juegos Olímpicos.

SUBIR

ALVAR MAYOR, de Carlos Trillo y Enrique Breccia
Es una serie en la que se nos narran las aventuras de Alvar, uno de los primeros blancos nacido en la América de los conquistadores, hijo de uno de los hombres que acompañó a Pizarro al Perú. Como un caballero errante, vagabundea entre la ficción y la realidad. Es una especie de cowboy que avanza por un camino polvoriento buscando hacer justicia, en una tierra en la que conviven la ambición y crueldad de los conquistadores frente a la existencia entre la leyenda y la magia de las poblaciones indígenas. Alvar Mayor se erige en una especie de Ulises sudamericano. En este recorrido aventurero, Alvar contará con diversos compañeros de correrías desde el noble indio Tihzio de sus primeras aventuras hasta el Cuervo y el vengativo Niño, compañeros que aparecen y desaparecen junto a bellas mujeres como Lucía o su amor de juventud, Juana. Alvar como buen caballero andante siempre se pondrá del lado del débil frente al poderoso en aventuras que le llevarán a descubrir antiguas ciudadelas de oro y fuentes de la eterna juventud, bienes materiales que el lacónico y duro Alvar desprecia frente al amor, los recuerdos y la amistad.

ALVAR MAYOR
SUBIR
EL PERRO DE LA ESQUINA

EL PERRO DE LA ESQUINA, de Leo Arias
Esta tira se publicó semanalmente en la revista infantil Billiken desde el año 1998, y tiene como protagonista a un perro que le ladra a todos los transeuntes, con ladridos de lo más creativos y asustándolos de modo infalible. Con humor sencillo pero efectivo y pensado para los chicos, la tira tiene como principal coprotagonista a Elías, un niño tímido y sensible que vive en el mismo barrio, y que suele ser la principal "víctima" de éste perro engreído, feroz y de muy mal carácter que siempre tiene el ladrido justo para asustar a quien pase por su vereda. Hay además múltiples personajes secundarios (aparte de Elías) o situaciones que van y vienen dando aire a la fórmula básica del perro dedicado a asustar con sus ladridos a todas las criaturas del barrio, como para hacer más dinámica la historieta.

SUBIR

TUCHO MIRANDA, de Carlos Freixas (luego A. Cozzi y M. De La Torre)
“Tucho, de canillita a campeón” es una historieta que cuenta la vida y las peleas de un canillita (repartidor de periódicos) que llega a convertirse en campeón mundial de boxeo. Tucho es un muchacho de un barrio de Bs. As., noble, sin vicios, apegado a su familia, incapaz de realizar una maniobra antideportiva para favorecerse, y con una sola y respetable palabra. El contrapunto son los rivales de Miranda, todos inmiscuidos de alguna manera con la mafia y siempre buscando alguna artimaña para perjudicar al protagonista, el cual tiene peligrosas aventuras por todo el mundo, que se integran con sus encuentros boxísticos. A veces es perseguido por mujeres que angustian a su novia, y preocupan a su madre y a su hermanita, que lo aguardan en su hogar. Es acompañado invariablemente por su manager, Maynard, un hombre paternal y protector, y por su entrenador y “sparring”, Socky, un hombre de color que nunca le dejó solo en su vida aventurera.

TUCHO
SUBIR
ORQUÍDEO MAIDANA

ORQUÍDEO MAIDANA, de José Massaroli
Es un “malevo” (o compadrito) de Buenos Aires, que está con su cuchillo siempre listo para el entrevero, pero también con su inteligencia siempre lista para la huida. Inspirado en los cuentos de Jorge Luis Borges, sus aventuras humorísticas están relacionadas generalmente con éste y con Carlos Gardel, aunque también con otros mitos argentinos. Explora los distintos temas de la época, sin perder nunca del todo su vínculo original con la temática del escritor. Con el tiempo, incursionó en El Aleph, en compañía de Borges y Gardel, llegando a realizar, a través de él, delirantes viajes en el tiempo. Se publicó por primera vez, en 1982, en la revista Caras y Caretas, para pasar luego al diario “La Voz”. En 1997 se publicó un libro con sus tiras.

SUBIR

SALTAPONES, de Héctor Sídoli
Saltapones es un inventor amateur, de clase media, algo atolondrado, aficionado a las ciencias y a la técnica. Vive en una casa del conurbano Bonaerense, con un jardín y un galpón/taller, junto a su esposa Nilda y su perro Sultán. Se la pasa diseñando toda clase de llamativos inventos para mejorar su vida, pero el problema radica en que todas sus brillantes ideas fallan de las maneras más curiosas. No se sabe muy bien de qué trabaja porque la historieta siempre transcurre durante su tiempo libre, en el cual se dedica a inventar cosas que casi nunca funcionan. Sin embargo, en las tiras siempre deja su mensaje: ningún fracaso lo acobarda, y sus fallas son detonantes de nuevas ideas.

SALTAPONES
SUBIR
FITITO

FITITO, de Männken (Víctor Braxator)
Fitito era un joven y humilde piloto de barrio, que manejaba "La Bolita Maravillosa", un automóvil Fiat 600 lleno de artilugios, participando, por todo el país, en todo tipo de competencias automovilísticas. La historieta estaba ambientada en el mundo de las carreras, centrada sobre todo en la acción, el humor y la aventura, pero con muchos toques costumbristas. Acompañaban a Fitito los integrantes del “Fitito Copetition Team”, compuesto por su ruidoso y colorido grupo familiar: su hermano Fitín (el copiloto), Don Fitucho (su padre), Doña Fitucha (su madre, especialista en empanadas), Fitina (la hermanita) y Don Fetuchini (el abuelo y mecánico), además de la paloma mensajera Filomena. Los enemigos principales eran Corrosión y Fisura. Podemos agregar que Fitito era un excepcional piloto, pero sobre todo, de un joven solidario y de buen corazón, que no dudaba en pararse a la vera del camino cuando alguno de sus adverasarios se hallaba en verdaderas dificultades. La tira tenía su propia revista.

SUBIR

BARBARA, de Ricardo Barreiro y Juan Zanotto
En un futuro post-apocalíptico, el planeta ha quedado en un estado primitivo, con la raza humana reducida a pequeños clanes que viven en reservas. No existen ciudades y se han perdido los avances tecnológicos; además, animales y plantas han sufrido variadas mutaciones. Los clanes humanos rivalizan entre sí pero comparten el mismo temor a "la Bestia", un ser mortífero que los ha aterrorizado con sus feroces ataques. Bárbara es miembro de uno de los clanes que vive en el área de lo que fue Buenos Aires, pero por un conflicto debe huir de la reserva. Vivirá dramáticas aventuras, sobre todo enfrentando a los Adrios, una raza dominante que posee una sofisticada tecnología y que controla todo el territorio fuera de las reservas. La sensual Bárbara se infiltra en una de las bases de los Adrios y descubre que son estos los causantes de la transformación sufrida por el mundo, lo que la motiva a encabezar una rebelión contra ellos. En la llamada "la Gran Revuelta", Bárbara es acompañada, entre otros personajes, por el joven “Daro”, el científico “Frodo”, el astronauta “Ernesto” y la cazadora de recompensas “Ara”.

BARBARA
SUBIR

PELOPINCHO Y CACHIRULA, de Fola (Geoffrey Foladori)
Los protagonistas eran dos “niños-grandes”, capaces de escribir libros, pintar cuadros, y de darse besos infantiles entre ellos. Pelopincho era un gordito cachetón que tenía un ingenio superior, pero a su vez era algo torpe y cometía errores tontos, o interpretaba todo de la manera más literal posible. Cachirula generalmente tenía un plan bajo su manga o una manera de aprovecharse de la tontera de Pelopincho, pero, como era irascible, más de una vez terminaba en la última viñeta persiguiendo a su compañero para romperle un palo por la cabeza. Vivían en un mundo amable, cotidiano y real, pero las aventuras eran surrealistas. Así, aunque los problemas era normales, las soluciones resultaban siempre ingeniosas y fantásticas. Se publicó, desde 1947, en la Revista Billiken, y continuó, desde fines de los ‘60, en la revista “Anteojito”, hasta su cierre (en el año 2001).


Si aún luego de recorrer esta página no encuentra el personaje que buscaba, posiblemente lo localice haciendo click en el botón de la derecha, y recorriendo "la Historia del Cómic en Argentina"
HISTORIA

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

PULSE EN LA FLECHA PARA REGRESAR A LA PAGINA PRINCIPAL