LA HISTORIA DEL COMIC EN LOS PAISES DE EUROPA
Haremos la reseña en ocho países del continente europeo (click aquí para ver imágenes de sellos)

ALEMANIA
Vale señalar que los primitivos ejemplos en este país incluyen los grabados en madera de fines del siglo XV sobre temas religiosos, políticos y morales. Mucho después, resultó que Alemania tendría a uno de los pioneros del cómic, Wilhem Busch. Su estilo audaz y animado, y sus metáforas visuales, que reflejaban el movimiento y los estados psicológicos, fueron muy imitados. La más celebrada de las creaciones de Busch fue la pareja de pilluelos "Max und Moritz" (derecha); esos dos "niños terribles" del humor alemán fueron creados en el año 1865.
MAX Y MORITZ
PADRE E HIJO
Ya por el año 1934, la tira cómica más popular fue "Vater und Sohn" (izquierda, de E. O. Plauen), que desarrollaba historias jocosas y sin palabras protagonizadas por un caballero y su travieso hijo (pueden ver sellos de estos personajes haciendo click aquí). En 1939 llegaría "Die Fünf Schreckensteiner", de Barlog.
En la época de Hitler se prohibió cualquier tipo de historietas, por lo que se estancó el desarrollo, pero con el tiempo aparecerían tiras como "Nick Knatterton" (1950, de Schmidt) y "Jimmy das Gummipferd" (1953, de Kohlsaat). Y sería en 1953 cuando aparece "Fix und Foxi", una serie de historietas creada por Rolf Kauka, y que se convertiría en la más exitosa del cómic alemán.
En 1979 se fundó el Museo de la caricatura y el dibujo animado de Basilea.
VOLVER

BELGICA
Una de las tiras más famosas del cómic belga (la cual, luego, tendría gran éxito también en Francia) sería "Tintín", creada por Georges Rémi (alias Hergé) en 1929 para “Le Petit Vingtième”. Los personajes principales de la tira son el intrépido reportero Tintín y su perrito Milú (imagen de la derecha), el capitán Haddock, la cantante Bianca Castafiore, los detectives Hernández y Fernández, el profesor Tornasol y el mayordomo Néstor.
Desde 1946 (y hasta 1993) llegaría la revista semanal “Le journal de Tintin”, donde, además del personaje principal, aparecerían otras series como “Blake y Mortimer” (1946, de Edgar Jacobs), “Alix” (1948, de Jacques Martin), "Bob y Bobette" (1948, de Willy Vandersteen), “Michel Vaillant” (1957, por Jean Graton), “Bernard Prince” (año 1966, por Greg y Hermann), “Cubitus” (año 1968, por Dupa), "Comanche" (1969, de Greg y Hermann), “Buddy Longway” (año 1972, por el suizo Derib), "Thorgal" (1977, de Van Hamme y Rosinski), etc.
TINTIN Y MILÚ
SPIROU
SPIROU
En 1938 nacería una de las más importantes publicaciones de cómic que existieron, el semanario "Le Journal de Spirou", el cual dio confianza y espacio para que muchos autores desarrollaran su estilo en sus páginas. Allí se destacaron personajes como el mismo "Spirou" (creado en 1938 por "Rob-Vel"), "Tif y Tondu" (1938, de Dineur), "Fantasio" (de 1944, por "Jijé"), "Lucky Luke" (año 1947, por "Morris"), "Marsupilami" (de 1952, por André Franquin), "Gastón Lagaffe" (de 1957, también de Franquin), "Les Schtroumpfs", aquí conocidos como Los Pitufos (en 1958, de Pierre Culliford, alias "Peyo"), "Boule y Bill" (de 1959, de Jean Roba), "Olivier el genial" (1963, de Devos), "Natacha" (1970, de Walthéry), "Yoko Tsuno" (creado en 1970 por Leloup), y varios más. También se publicaría, desde 1984, el cómic “XIII”, a cargo de Jean Van Hamme (guión) y William Vance (dibujos).
Otros cómics de Bélgica que vale la pena mencionar son "Largo Winch" (1977, de Francq y Van Hamme) y "Le Chat" (1983, de Philippe Geluck), ambos dirigidos más que nada a los adultos.

GASTON
GASTON
Puede ver estampillas del cómic belga haciendo click aquí
VOLVER

ESPAÑA
Los cómics y las revistas de historietas nacen, en España, por el año 1865, con la publicación dedicada a la sátira política llamada "Caricatura". Luego se publicaron numerosas revistas ilustradas, como ser "La gaceta de los niños", "El monitor infantil" y "Patufet" (en este caso en Catalán). Las publicaciones en la prensa madrileña se inician en 1880, sobre todo con "Madrid Cómico".
Figuras importantes de los primeros tiempos fueron Apeles Mestres (con sus cuadernos de historietas) y Joaquín Xaudaró.
Recién en 1915 aparece la primera colección de cómics que se publica como una revista de aparición regular y continuada: "Dominguín". Pero es a partir de 1917 cuando el comic cobra más importancia, gracias a los dibujos de gran calidad de la revista infantil "TBO" (de ahí el término "tebeos" para los cómics en España); allí aparecerían, entre otros, "El profesor Franz" (de Copenhague) y "La familia Ulises" (de Joaquim Benejam y Marino Buigas).
ZIPI Y ZAPE
Mortadelo y Filemón
En 1921 se comenzó a publicar la revista "Pulgarcito"; allí aparecieron, en diferentes etapas de la revista, personajes como los gemelos "Zipi y Zape" (arriba a la derecha, 1948, de Escobar), "El reporter Tribulete" (1946, de Cifré), "Don Pío" (1947, de Peñarroya), "Carpanta" (1947, de Escobar), "Heliodoro Hipotenuso" (1948, de Vázquez), "Las hermanas Gilda" (1949, de Vázquez Gallego), "Rigoberto Picaporte" (1957, de Segura), "Anacleto, agente secreto" (1967, de Manuel Vázquez), y los que son considerados como los dos personajes más populares del cómic español: "Mortadelo y Filemón" (imagen de la izquierda, desde el año 1958, de Francisco Ibáñez).
Posteriormente llegaron las revistas "Pinocho" (1925), "Macaco" (1928), "Pocholo" (1931) y "Chicos" (1938). En esta última se destacaron Alfonso Figueras, Emilio Freixas, Ángel Puigmiquel y, sobre todo, Jesús Blasco, con su personaje "Cuto". Otras revistas que vale la pena mencionar son "Jaimito" (1945), "DDT" (1951), y "Jueves" (1977).
Con el tiempo se perfeccionó el formato apaisado (es decir, un cuadernillo rectangular y horizontal) con personajes como "El Guerrero del Antifaz" (1944, de Gago) y "El Capitán Trueno" (1956, de Mora y Ambrós). Otros personajes de aventura fueron "El Jabato" (1958, de Mora y Darnís), el "Corsario de Hierro" (de Ambrós), "Roberto Alcázar y Pedrín" (1940, de Vañó) y "Diego Valor" (1954, de Jarber).
Siguiendo con la mención de los tebeos destacados, podemos mencionar a "Bat Lash" (1968, de Aragonés, O'Neil y Cardy), "Esther y su mundo" (1971, de Douglas y Campos), "Mis miedos" (1971, de Sió), "Haxtur" (1971, de De La Fuente), "Paracuellos" (1975, de Giménez), "Anarcoma" (1980, de Nazario), "Nova-2" (1981, de García Mozos), "Groo el Errante" (1982, de Sergio Aragonés), "Torpedo" (1982, de Sánchez Abulí y Benet), "Taxista" (1982, de Martí), "Roco Vargas" (1983, de Daniel Torres), "Trazos de tiza" (1992, de Anxo Prado), "El silencio de Malka" (1994, de Zentner y Pellejero), "Bardín el superrealista" (1997, de Max), "Blacksad" (2000, de Díaz Canales y Guarnido), "El arte de volar" (2009, de Altarriba y Kim), etc.
También vale nombrar a otros personajes como "SuperLópez" (1973, de "Jan" y "Efepé"), "Goomer" (imagen de la derecha, año 1988, de Moreno y Martínez), y tres más del ya mencionado Francisco Ibáñez: "Rompetechos" (año 1964), "Pepe Gotera y Otilio" (1966) y el botones "Sacarino" (año 1963). En cuanto a los tebeos infantiles, fue muy popular "Mot" (año 1988, de Nacho y Azpiri).
GOOMER
FILATELIA
Haciendo "click" en la estampilla de la izquierda podrá ver sellos de diversos personajes del cómic de España.
VOLVER

FRANCIA
En francés, el cómic se denomina "bande dessinée". Hacia el año 1889 el francés Georges Colomb (Christopher) publica lo que se considera como la primera historieta francesa: "La Familia Fenoullaird".
Luego sobresalió Amadée de Noe (Cham) con su obra "Historie de M. Lajaunisse". Recién es en el siglo XX que las historietas propiamente dichas comienzan a publicarse en las revistas. En 1905 comienza a publicarse "Bécassine", el primer cómic europeo que tuvo gran aceptación. Ya en el año 1934 apareció la primera tira cómica diaria: "Las aventuras del profesor Nimbus" (derecha), un sabio despistado, que era una creación de André Daix.
EL PROFESOR NIMBUS
CLICK PARA AGRANDAR

Muy influenciado el cómic francés por el de Bélgica, se publicó mucho a personajes de autores belgas, como ser Tintín, de Hergé. En 1959 apareció la revista "Pilote", publicación semanal que daría a conocer a personajes como "Astérix y Obélix" (a quienes vemos a izquierda con su perrito "Ideafix"), una creación de René Goscinny (en los guiones) y Albert Uderzo (en los dibujos). Allí también aparecerían, luego, el "Teniente Blueberry" (desde 1963, por Jean-Michel Charlier y "Moebius"), “Achille Talon” (año 1963, por Greg), "Les Dingodossiers" (en 1965, de Gotlib y Goscinny), "Philémon" (año 1965, por Fred), "Valérian, agente espacio-temporal" (desde 1967, por Pierre Christin y Jean-Claude Mézières), etc. Con un punto culminante entre 1968 y 1972, durante esos cinco años, "Pilote" fue la mejor revista de cómic que nunca tuvo Francia. Paralelamente, desde 1962, en la revista "Record", aparecería “Iznogud”, por Goscinny y Tabary.
Vale aclarar que el mencionado "Moebius" era uno de los tres seudónimos de Jean Giraud (también llamado "Gir"), un prolijo dibujante francés que impondría su estilo en la ciencia ficción con tiras como “Arzach” (año 1975, en la revista "Métal Hurlant"), "El garaje hermético" (año 1976) o "El Incal" (año 1980), ésta última con textos del chileno Alejandro Jodorowsky.
En 1962 se crea el "Club des Bandes Dessinées", que iniciaría la valorización del cómic por las minorías culturales. Ese mismo año aparecería por primera vez "Barbarella", una sexy viajera espacial (y primera heroína "fantaerótica"), creada por Jean-Claude Forest para la revista "V-Magazine". En 1971 se imparte en La Sorbona (la histórica Universidad de París) el primer curso sobre los cómics.
En 1972 se crea la editorial Futuropolis (desaparecida en 1994). Futuropolis publicó cerca de 450 obras, y dio a conocer o apoyó a 200 autores, entre ellos Enki Bilal, Baudoin, Tardi, etc.
Desde 1973 se desarrolla el Festival d'Angoulême, que es "el" festival francés del cómic, y que se ha convertido en una institución anual y en la cita europea obligada para todos los amantes de la historieta.

En 1976, el ya mencionado Jacques Tardi, crea el personaje de Adèle Blanc Sec (derecha), una muchacha cuya profesión bien puede ser la de periodista como la de escritora.
También vale la pena mencionar otras tiras como ser “Los pasajeros del viento” (1979, de François Bourgeon), “La búsqueda del Pájaro del Tiempo” (año 1983, por Serge Le Tendre y Régis Loisel) y “Sambre” (1986, de Balac e Yslaire).
En 1990 aparece la editorial L´Association, que daría a conocer a autores como Blain (con "La mazmorra"), Sfar (con "Pascin") o la iraní Marjane Satrapi (con "Persépolis").
Tiras más actuales son "Isaac el Pirata" (año 2001, de Christophe Blain) y "Long John Silver" (año 2007, de Dorison y Lauffray).
ADÈLE
Click aquí para ver sellos del cómic Francés
VOLVER

ITALIA
Se considera que la historieta italiana (Fumetti) nació hacia diciembre de 1908, en los suplementos infantiles publicados por el “Corriere della Sera”. Allí, los pioneros fueron, entre otros, Antonio Rubino, con "Pippotto e Barbabucco", Attilio Mussino, con "Bilbolbul" (imagen de la derecha) y Sergio Tofano, con “Signor Bonaventura”. Otros autores de los comienzos que vale la pena mencionar fueron: Gandolín, Vieni, Caramba, Yorick, Pitigrilli y Vamba.
La historieta italiana de aventuras surgiría en los años treinta. Durante la etapa fascista se destacarían Bisi (con “Pierino”, 1933), Pompei (con “Isolina Marzabotto”, 1932), Angoletta (con “Marmittone”, 1928), Manca (con “Cloruro de Lambicchi”, 1930), Sgrilli (con “Formichino”, 1936) y Craveri (con “Il carro di Trespoli”, 1937). Por esta época, las editoras de cómics dependen de compañías. A sueldo de estas empresas, trabajan historietistas como Cossio, Chiletto, Caprioli, Lorenzo de Vita, Toppi, de Santis, Salemme y Molino.
Durante la segunda guerra mundial (paralelamente a la prohibición momentánea de los cómics norteamericanos) se lanzaría "Dick Fulmine" (año 1938, de Baggioli y Cossio) y "Romano el Legionario" (de Kurt Caesar).
BILBOLBUL
Click para agrandar
En los años cincuenta aparecen las historias de Cimpellini, Craveri, Jacovitti y Landolfi en las páginas del “Corriere dei Piccoli”, “Il Vittorioso” o “Il Poniere”.
En 1948 llegarían las aventuras de “Tex Willer” (imagen de la izquierda), ambientadas en el Viejo Oeste, con guiones de Gian Luigi Bonelli y dibujos de Aurelio Galleppini. Años después (en 1957), llegaría “Cocco Bill”, un personaje con el que Benito Jacovitti parodiaba al género del western.
Paralelamente surgen los aventureros locales, como “Asso di Picche” (1945, de Ongaro, Faustinelli y Hugo Pratt), “Gim Toro” (1946, de Lavezzolo y Dell’Acqua), “Amok” (1946, de Solini y Canale), “Zagor” (1961, de Nolitta y Ferri), y “Diabolik” (1962, de Angela y Luciana Guissani). Posteriormente, el mencionado Hugo Pratt llegaría con "L'Asso di Picche" (una mezcla de Batman y el Fantasma), y, ya en 1967, con "Corto Maltesse", donde, con un dibujo sobrio, exacto y muy expresivo, narraría aventuras dentro del más refinado estilo de los años treinta.
En 1963 se publica la primera antología mundial de los clásicos de cómic: "I primi eroi". En 1965 se funda la revista "Linus", que sería impulsora del cómic italiano.
Con la aparición, en 1965, de "Valentina" (derecha, de Guido Crepax), florecería la industria del cómic erótico, especialidad donde se destacaría luego, entre otros, Milo Manara.
En 1966 se celebra, en la ciudad de Lucca, un importante Congreso Internacional sobre los Cómics". En 1968 llegaría la serie humorística “Sturmtruppen”, de “Bovi”.
A partir de los años setenta se desarrollaría de forma extraordinaria el cómic-social. Entre los cómics más actuales vale citar a “Altai & Jonson” (1974, de Sclavi y Cavazzano), “Mostralfonso” (1979, de Garófalo y Lucchesi), “Sam Pezzo” (1979, de Vittorio Giardino), “Max Fridman” (1980, también de Giardino), “Dylan Dog” (1986, de Sclavi y Stano) y “Nathan Never” (1991, de Bonelli).
VALENTINA
VOLVER


PORTUGAL
El cómic portugués se denomina "banda desenhada", y se remonta al último cuarto del siglo XIX, cuando se vieron las primeras ilustraciones de Rafael Bordalo Pinheiro, un prolífico autor gráfico del que se conservan numerosos relatos largos de imágenes y dibujos satíricos. De esta época también se recuerda a autores como Celso Hermínio, Leal da Camara o Francisco Valença, si bien destaca fundamentalmente Stuart de Carcalhais “Stuart”, buen conocedor de los recursos creativos del tebeo. Las numerosas publicaciones que proliferan en los años veinte permiten, la consolidación de un nutrido grupo de dibujantes y guionistas que relanzarán la historieta portuguesa hasta los cuarenta, década en la cual sobresale uno de los nombres más importantes del cómic luso, Eduardo Teixeira Coelho “ETC”, que desarrolla historias de aventura y relator de hechos históricos y adaptaciones literarias (en algunos casos con la colaboración de Raul Correia). Sus temas predilectos, próximos a la fantasía, conquistaron el favor de los lectores de una revista mítica en Portugal, "O Mosquito". Entre las obras de Coelho figuran "Os naufragos do barco sem nome" (1946), "Sigurd, el héroe" (año 1946, imagen de la derecha), "A lei da salva" (1948) y "O suave milagre" (1950). Tras esa etapa de auge, sobreviene una paulatina crisis, hasta que, desde la efímera revista “Visao” (1975), un grupo de dibujantes intenta sacar al cómic portugués de la monotonía en la que había permanecido durante muchos años, destacándose Victor Mesquita y Machado Da Graça ("Eternus 9", "Matei-o a 24", año 1976), Pedro Morais ("Manifesto-Errare Humanun est…", año 1981) y Augusto Trigo y Jorge Magalhaes ("Excalibur", año 1981).
SIGUR
VOLVER

SUIZA
Tuvo a uno de los pioneros: Rudolphe Töpffer, que era un profesor de Ginebra. En 1837 Töpffer expresó las reglas elementales de la historieta: "Se compone, de una serie de dibujos autobiografiados al trazo, cada uno de estos dibujos va acompañado de una o dos líneas de texto. Los dibujos sin estos textos sólo tendrían una oscura significación, el texto sin los dibujos no significa nada". Sus obras se publicaban en álbumes horizontales con una tira de viñeta, en sus cómics "Les amours de M. Vieux Bois" (Los amores del señor Vieux Bois), de 1827, y "Le docteur Festus". En 1837 se publica su primera historieta en láminas.
Entre los personajes famosos del cómic Suizo de los primeros tiempos estuvieron "Globi" (del año 1932, de Schiele y Lips) y "Papá Moll" (del año 1955, de Oppenheim-Jonas). Más adelante, en 1973, llegaría “Yakari”, de Job y Derib. ¿Un personaje más actual? Podemos citar al niño “Titeuf” (derecha), quien fuera creado por “Zep” en el año 1991, y que se hiciera muy popular también en los demás países francoparlantes.
TITEUF
VOLVER

REINO UNIDO
Los orígenes se remontan al siglo XVIII con Francis Barlow, quien utilizó bocadillos parecidos a banderas o rúbricas en sus hojas de propaganda de "El espantoso asunto infernal de los papistas".
Luego, los vicios y los disparates sociales de la época fueron satirizados en "La historia de una prostituta", de William Hogarth, la primera de sus ilustraciones morales sobre asuntos modernos, presentados en colecciones de grabados para ser leídos en secuencia como un relato. Con el tiempo se fueron perfeccionando los bocadillos con lenguaje hablado, en especial en los dibujos de James Gillray.
En 1809 llegó, por parte de T. Rowlandson, una serie de aventuras de un personaje dibujado: "El viaje del Doctor Syntax" (dibujo de la derecha).
En 1841 aparece la revista humorística "Punch".
DR. SYNTAX
ALLY SLOPER
En 1867 llegaría lo que muchos consideran como el primer personaje del cómic inglés: "Ally Sloper" (izquierda), creado por Charles Ross, con dibujos de Marie Duval. En 1890 fue el auge de las revistas de comics, principalmente con la aparición de "Comic Cuts" (editado por A. Harmsworth) y de "Chip". A partir de 1904 W. Haseldem hizo evolucionar la tira diaria de carácter político.
Sin embargo, las tiras cómicas llegaron tarde a los periódicos británicos, y, al principio, estaban dirigidos a los niños, con personajes como "Teddy Tail" (1915) y "Rupert" (1920), todos con el texto impreso debajo. Luego llegó "Pop" (de Watts, en 1921), con el texto en globos. En 1932 Norman Pett crea su famosísima "Jane". En 1943, en el diario "Daily Mirror" empezó a serializarse "Garth", a cargo de varios autores.
Entre 1950 y 1969, se publicó, en la revista "Eagle", a "Dan Dare", de Frank Hampson. En 1956 llegaría "Wulf the Briton", de Embleton, en la revista “Express Weekly”.
En 1957 aparece, en el "Daily Mirror", "Andy Capp" (imagen de la derecha), de Reg Smythe. En 1963 llegaría "Modesty Blaise", de O'Donnel y Holdaway, y, ya en 1969, "Varoomshka", de John Kent.
En 1963 se crearía la editorial IPC Media, la cual publicaría, con el tiempo, cómics como "Zarpa de Acero" (de Bulmer y Blasco), "El imperio de Trigan" (de Butterworth y Lawrence), "El Ojo Mágico de Kelly" (de Tully y Solano López) y "Mytek el Poderoso" (de Tully, Bradbury y Lacey). En 1977 se pusieron en marcha los Premios Eagle. Ese mismo año apareció la revista "2000 AD", orientada hacia la ciencia ficción, donde aparecerían tiras como "Juez Dredd" (de John Wagner y Carlos Ezquerra) y “La balada de Halo Jones” (de Alan Moore y Ian Gibson).
En diversos medios fueron apareciendo “Las aventuras de Luther Arkwright” (1978, de Bryan Talbot), "Power to the People" (1984, de Feeney y McKie), "Tank Girl" (1988, de Martin y Hewlett) y “Los Invisibles” (1994, por el guionista escocés Grant Morrison, con el concurso de varios dibujantes).
Entre las tiras que aparecían en el diario "The Guardian" valen mencionar las feroces sátiras políticas de Steve Bell, tituladas "If" (año 1981) y, posteriormente, el cómic “Gemma Bovery”, de Posy Simmonds.
ANDY CAPP

FILATELIA EUROPEA
MENU DE HISTORIA
PAGINA PRINCIPAL